VIÑA

La Hontanilla

Este año incorporo al proyecto Vino Pedro Martín una nueva viña, es pequeña, tiene unos 900 metros cuadrados y en ella apenas sobreviven 350 cepas de Rufete.

Se trata de un viñedo de más de 100 años de antigüedad situado en el paraje “La Hontanilla” de Valdefuentes de Sangusín del que ya había recogido uvas en los años anteriores.

El potencial que tiene, a mi juicio, no puede ser mejor; cepas viejas, ladera con ligera pendiente, orientación Sureste, altitud de algo más de 900 metros y suelo granítico con textura franco-limosa. Sus uvas serán un complemento ideal a las de mi viña actual, “El Calvario” que tiene características muy similares pero a una altitud de 650 metros.

aspecto inicial viña
Vista general de la viña antes de iniciar las labores de limpieza.

El señor Ángel, su propietario, ya se encuentra muy mayor por lo que últimamente no ha podido atender la viña como acostumbraba —yo antes la tenía muy bien atendida y le echaba basura todos los años —me dice el hombre refiriéndose al estiércol de sus vacas cuando habla de basura; a su lado se encuentra la señora Carola, su mujer  —siempre ha dado muy buenas uvas, pero ahora el tío Ángel ya no puede con las piernas y está medio abandonada.

vendimia2016
3 Generaciones vendimiando la viña en el año 2016. Ángel y Carola, su hija Juli y su nieto Javier.

Habrá a quien sorprenda encontrar viñedos en este pueblo tan conocido por su dedicación a la ganadería, cosa que es cierta y que hacen muy bien, sin embargo hay que decir que, aunque pocas, aún conservan buenas viñas tanto en la linde con el término de San Esteban como en “La Hontanilla” zona muy próxima al pueblo frente a la Sierra de Béjar donde se encuentra la nueva viña.

El río Sangusín da nombre al pueblo de Valdefuentes y es un afluente del Alagón que vertebra prácticamente toda la Sierra de Francia. Valdefuentes es uno de los municipios que delimitan la Sierra de Béjar de la Sierra de Francia, ambas consideradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO, lo que nos indica que puede haber importantes similitudes en cuanto a costumbres y cultivos, así como climatológicas y de suelo por lo que al parecer se incluyó este municipio dentro de la D.O.P. Sierra de Salamanca.

 

Pero la razón principal por la que nos encontramos viñedos en zonas que podemos denominar limítrofes a las que tradicionalmente se han dedicado al cultivo de la vid, imagino que tiene que ver con la obtención de vino para el autoconsumo, ya que éste antiguamente formaba parte de la dieta diaria de los trabajadores del campo, y servía como revulsivo en las labores con el heno durante los largos y calurosos días de verano.

esmellinando
Haciendo labores de limpieza previas a la poda, al fondo se puede ver la Sierra de Béjar.

A lo largo del mes de diciembre, con la hoja de la parra ya caída, inicié las labores del nuevo ciclo. Cepa por cepa he ido eliminando todo lo que sobraba y dejando solamente los sarmientos que darán lugar a los nuevos brotes, aunque el año pasado ya hicimos una poda bastante buena, había muchos brazos muertos de años anteriores que no quitamos para no debilitar tanto a la parra, labor que iré haciendo poco a poco. Hay que tener en cuenta que son cepas muy viejas, están débiles y hay que medirles las intervenciones.

 

La idea general del trabajo en viña es de intervención mínima. He dejado los restos de poda sobre el suelo con la intención de mantener la cubierta vegetal natural y aplicado un tratamiento preventivo contra posibles enfermedades producidas por hongos como el mildiu, y algunas bacterias a base de productos autorizados en agricultura ecológica.

detalle hielo
Detalle del suelo de la viña con los restos de poda en una fría mañana de invierno.

He realizado un pase de desbrozadora con hilo de nylon para eliminar algunas malas hierbas altas y hacer limpieza sobre todo de las veras que estaban muy abandonadas, ahora la cubierta vegetal tiene un aspecto sensacional que habrá que ir manejando a medida que avance el tiempo.

cepa_2
Una de las cepas de la viña “La Hontanilla”

De momento está todo listo hasta que haga la poda definitiva a finales de febrero o principios de marzo.

4 comentarios en “La Hontanilla”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .